Adolescentes

La adolescencia es una etapa de transición de la infancia a la edad adulta, es el momento de la formación de la propia identidad.

No necesariamente tiene que ser una etapa conflictiva o crítica, pero sí se caracteriza por el desarrollo y los cambios, tanto físicos como psicológicos. Y, como consecuencia, por la necesidad de desarrollar nuevas estrategias para adaptarse a todos estos cambios.

Con frecuencia aparecen en esta edad los principales conflictos psicológicos: dificultad para aceptar la propia imagen; problemas en la esfera familiar y en las relaciones interpersonales; falta de orientación académica o profesional; inadaptación social; consumo de sustancias inapropiadas, etc.

Es importante orientar y asesorar al adolescente y a sus familiares, y prevenir trastornos de frecuente aparición en la adolescencia, como pueden ser los siguientes: conflictos en la familia; problemas con los resultados académicos; imagen social y habilidades sociales; trastornos de depresión y ansiedad; trastornos del comportamiento; inadaptación social; trastornos de la conducta alimentaria, etc. Por lo que deberemos estar alerta ante sus diferentes síntomas: fracaso escolar, timidez, problemas para integrarse, necesidad de ser el centro de atención, agresividad y desobediencia, perdidas de familiar, separación padres, etc…

Recuerda que no puedes obligar a tu hijo o hija adolescente a que acuda a consulta, pero si puedes comunicarle tu preocupación, así como tú intención de buscar ayuda. No podemos engañarles, ni “comprarles” para conseguir que acudan, pero si tú, como padre y/o madre, produces un cambio, es posible que tu hijo o hija quiera incorporarse a la terapia.

Si eres adolescente, puedes venir a consulta por:

  • Si te encuentras deprimido o ansioso.
  • Si tienes problemas de relaciones sociales.
  • Si no sabes que rumbo darle a tu vida.
  • Si necesitas que alguien te escuche y ayude en tu camino.
  • Si tienes problemas en los estudios.
  • Si tienes problemas en las relaciones emocionales.
  • Si tienes problemas con tu cuerpo y con tu imagen.

Si eres padre o madre, puedes venir a consulta, si:

  • Si tienes problemas con tu hijo adolescente, tanto de conducta, como de comunicación, emocionales, etc…
  • Si te sientes angustiado y piensas que estás perdiendo el control sobre tu hijo o hija.
  • Si quieres volver a conectar con tu hijo o hija adolescente.
  • Si durante un proceso de separación y divorcio piensas que tu hijo o hija, lo está llevando mal, o esta sufriendo.

“Antes de querer cambiar al niño, tendríamos que querer cambiar nosotros.” Carl Jung

Los comentarios están cerrados.

Lidia Rupérez Lana. Psicologa. :: c/ Esquiroz, nº4, 1ºB. 31007. :: Pamplona :: Teléfonos: 948 170 614 - 619 367 034 :: psicologa@lidiaruperez.com